Las dejaron sin agua por las exploraciones mineras

El proceso de exploración desarrollado por la compañía minera Pacific Rim ahora OceanaGold en el cerro de La Tabla de la comunidad Palo Bonito provoco una severa crisis de agua desde hace 10 años como parte del impacto ambiental y social de exploración de la actividad minera en Cabañas, en El Salvador.

En el marco del Día de la Tierra las comunidades de San Isidro Cabañas no tienen nada que celebrar a consecuencia de las secuelas dejadas por la empresa minera Pacific Rim actualmente OceanaGold, según el testimonio de doña Lidia Urías Leiva pobladora del caserío Palo Bonito, del municipio de Guacotectic, en el Departamento de Cabañas.

“Cerca del año 2005, las perforaciones se fueron haciendo en esos cantones, en el cantón Los Jobos en la parte baja del caserío de Palo Bonito, los nacimientos de nosotros están en la parte alta en La Laguna de la Tabla que nos mantenían de agua. Un día vino el jefe de Pacific Rim que vino a estos lugares, el digo que había pasado todo un desierto para llegar a esta finca donde estamos nosotros en Palo Bonito, pero aquí donde he llegado es un paraíso”, nos relata doña Lidia mientras nos invita a hacer un recorrido por lo que otrora existió su amado jardín y sus plantaciones de cultivos que los menciona con nostalgia y pesar por la pérdida de la única herencia de su finado padre.

“Pero desgraciadamente 10 años después, el paraíso que ese hombre menciono se convirtió en todo un desierto, triste para nosotros que hemos vivido acá desde niña, que nos hemos acostumbrado a cuidar nuestra tierra, nuestros árboles, nuestra siembra, ahora no podemos, les puedo mostrar que no tenemos nada de que vivir porque no hay agua, el nacimiento se secó, que nos abastecía, que nos llenaba de vida nuestros hogares”, lamento doña Lidia.

La crisis de agua sufrida por las habitantes de San Isidro, Cabañas es consecuencia de las exploraciones desarrolladas por la empresa minera sobre el cantón San Francisco El Dorado que también ocasiono la contaminación del río Titihuapa nos explica el técnico Alirio Hernández de la Asociación de Desarrollo Económico Social Santa Marta (ADES).

“Solo en la parte de San Francisco hicieron más de 2 mil exploraciones que tienen un daño significativo en los acuíferos, pero como no hay explotación no hay gran contaminación, pero si el río tiene arsénico en los sedimentos. En la parte baja del río teníamos un punto de muestro durante por 4 años, el arsénico está presente en los sedimentos de todo el río, y se agrandan los valores en los afluentes donde se cruzan y donde hubo actividad minera”.

“El arsénico es como el hermano del oro, donde hay oro va haber arsénico, por sus origines, las formaciones de oro se forman de acuerdo a actividad volcánica directa de tierra caliente, del magma, de la lava, o por influencia hidrotermal ósea aguas calientes, los volcanes tienen azufre. El oro se haya en forma de sulfato una roca que tiene azufre y tiene oro, el arsénico se haya en forma de sulfato tiene azufre y tiene arsénico. Una conclusión del informe señala que la presencia del arsénico se debe a influencia antrópica, producto de la actividad minera”, concluyo Hernández.

Estos impactos sociales y ambientales en la comunidad de San Isidro, Cabañas producto de la actividad minera al parecer quedarán en la impunidad ante la falta de voluntad política de determinar responsabilidades al respecto por parte de las autoridades salvadoreñas sumando a la larga lista de casos de ausencia de justicia ambiental en el país.

NOTA DE AUDIO/periodista Alfredo Carías

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*