¡Ni una más!

Este martes 25 de abril se encontró el cuerpo de Katherine Cárcamo en el municipio de San Sebastián Salitrillo, del departamento de Santa Ana. Cárcamo de 27 años de edad murió asfixiada con una almohada y se presume que el autor del hecho es su esposo Bryan Arévalo, de quien hasta la fecha se desconoce su paradero.

 

Con ella se contabilizan 145 feminicidios en los que va del año. Angélica Cárcamo prima de la fallecida y periodista de la Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador ARPAS reprochó este caso en su red social, Facebook.

Publicación vía facebook de Angélica Cárcamo.

Hoy el feminicidio tocó la puerta de mi familia. Mi prima Katherine Cárcamo fue asesinada por su esposo, este machista la asfixió con la almohada y la dejó ahí, hasta que los vecinos avisaron a las autoridades de que “algo raro podría haber pasado en la casa”.

No les puedo describir el dolor que siento en el pecho, me tiemblan las manos y siento indignación en cómo el sistema patriarcal nos ve como sus objetos y puede hacer con nosotras lo que se le da en gana.

Pensar que hace una semana estábamos denunciando el asesinato de Karla Turcios y ahora Katherine se suma al listado de mujeres a las que el Estado no protegió.

Mi prima era una mujer alegre, siempre estaba cerca a la familia, y nunca evidenció problemas familiares, aunque algunos de nosotros no compartíamos la decisión de que viviera con ese tipo. Ahora mi sobrina queda sin su mami, sin esa mujer que se sentía orgullosa de ver crecer a su niña querida.

Por favor, si ustedes ven cualquier indicio de violencia o creen que una mujer puede estar pasando por alguna situación irregular DENÚNCIELO, a veces las víctimas callan e incluso “normalizan” la violencia en la que son sometidas porque el nivel de dominación de estos tipos sobre las víctimas es increíble.

Hasta pronto querida Katherine, aunque me destroza en el alma tu partida, hoy no te lloro, me hacés más fuerte, me motivás y me obligás a escribir y denunciar, para no dejar que tu caso quede en la impunidad. Y sobre todo, tu caso comprueba que cualquiera de las familias de este país son vulnerables de sufrir por este flagelo del machismo.

Ojalá la PNC y la FGR sean igual de diligentes como fue con Karla.

Por Izcanal RTV / Angélica Cárcamo.

 

Te puede interesar