El Régimen de Excepción está destruyendo a las familias salvadoreñas

Por Radio YSUCA.

A los familiares de los capturados por el Régimen de Excepción les llueve sobre mojado. Karla Méndez está viviendo una verdadera pesadilla desde que su esposo fue capturado por la Policía con engaños, según su relato. Esto ocurrió en marzo pasado, en La Paz. 

La Policía le dijo que abandonara su vivienda, ya que de no hacerlo le capturarían también. Por ello decidió migrar a Izalco en Sonsonate a la vivienda de una amiga. Sin embargo, la situación se complicó ya que las autoridades capturaron a la persona que le daba alojamiento y debido a esto se vio obligada a vivir en las calles de Izalco.

Karla Méndez, cuando vivía en La Paz, tenía una tienda de abarrotes sin embargo asegura que los productos fueron sustraídos por los elementos policiales. Méndez también ha tenido que dejar en el abandono a sus hijas que son menores de edad. 

Su esposo, que ahora está detenido en el penal de Izalco, en Sonsonate, podría quedar en libertad, pero dice que le piden que pague un abogado privado para realizarle una audiencia especial y debido a su pobreza teme que su esposo siga detenido injustamente.

Con cartones y bolsas plásticas ha improvisado una champa para protegerse del frío, la lluvia y buscar fortaleza en estos momentos en que el Régimen de Excepción se ha mostrado implacable contra ella y su familia.