Familias de Morazán avanzan en la mitigación de los impactos del cambio climático

Funcionarios conocieron de primera mano experiencias comunitarias sobre gestión hídrico.

Comunidades de los municipios de Sensembra y Guatajiagua del departamento de Morazán recibieron al representante de la FAO en El Salvador y al viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, los que conocieron de primera mano las experiencias comunitarias en la adecuada gestión del recurso hídrico.

Griselda Fernández (izquierda), productora en el departamento de Morazán.

Griselda Fernández es una productora del departamento Morazán. Ella, comparte sus experiencias obtenidas en el proyecto de captación de aguas lluvias ante una comitiva de la diplomacia salvadoreños acompañados por el representante de la FAO en El Salvador.

Al igual que Griselda, decenas de productores se han beneficiado a través de esta iniciativa que les ha permitido diversificar y comercializar sus alimentos, desafiando al cambio climático en una batalla por la supervivencia.

La visita de los funcionarios tuvo como objetivo conocer de primera mano las experiencias comunitarias en la gestión del recurso hídrico en los municipios de Guatajiagua y Sensembra del departamento de Moranza. En esos territorios, las comunidades organizadas desarrollan diferentes esfuerzos para hacer frente al cambio climático.

El proyecto es único en el país y comprende de una planta potabilizadora de aguas lluvias, la implementación de reservorios para peces y un sistema de riego agrícola. El propósito de estas iniciativas es proporcionar alternativas de adaptación a las familias más pobres que se ubican en el corredor seco.

Con el proyecto productores se ven beneficiados con sus cultivos.

Por su parte el viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Jaime Miranda destacó que todas estas iniciativas favorecen principalmente al bienestar y desarrollo de la niñez.

El proyecto ha sido ejecutado en varias fases y ha comprendido visitas de los campesinos salvadoreños a Brasil, quienes conocieron nuevas experiencias, las que aseguran son replicables en sus territorios.

Por Brenda Arévalo.

Te puede interesar