Los pesimistas de hoy

Este domingo 11 de noviembre participé en la conmemoración del 29 aniversario de la ofensiva guerrillera “Hasta el tope y punto”, del 11 de noviembre de 1989.

Como va la moda, hice pública mi opinión y algunas fotos del evento. Rápido empezaron a llegar los comentarios: “de nada sirvió la guerra”, “los del FMLN se olvidaron de sus ideales”, “sólo sirvió para que unos pocos se enriquecieran”, etc.

Veamos que tan cierto son esas opiniones. Solamente tomaré un dato: la educación. Los datos de referencia son los anteriores de la guerra.

1. Analfabetismo.

En la zona rural el analfabetismo alcanzaba el 79 por ciento de la población adulta. Una realidad que condenaba a los pobres a tareas agrícolas. Poco conocimiento para desenvolverse en la vida y nulo acceso a empleos que necesitará lo básico en escritura, lectura y matemática.

Veamos el hoy. El 9 por ciento de la población adulta es analfabeta. Se han declarado 114 municipios libres de analfabetismo. El índice de escolaridad del quintil de los más pobres ha alcanzado a 9. Si, a 9, en la década de los 70 era de 1.

Las haciendas, las fincas de café, las ganaderías necesitaban al pobre que fuera analfabeta. Hasta le habían metido en la cabeza el eslogan “de letras no vas a comer”.

2. Centros escolares

Apenas 2,800 escuelas públicas habían en la década de los 70. Más del 60 por ciento de esas escuelas eran hasta tercer grado. De allí no pasaba la mayoría de aquellos que accedían a la escuela.

Veamos el hoy. Hay 5,890 centros escolares públicos. De estos 1,550 tienen acceso a internet y más de 3 mil con equipos informático. Más de 1 millón 400 mil niños asisten a educación básica.

La gratuidad que exige la constitución para que la educación sea universal se garantiza no solo con haber quitado la cuota voluntaria, sino con diversos programas sociales y centros escolares cercanos a los niños.

CONCLUSIÓN

La oligarquía de este país necesitaba a los pobres analfabetas. Sus enemigos eran los maestros. Murieron miles de maestros por el ideal de una educación para todos.

¿De nada sirvieron esas muertes? ¿Se olvidó el FMLN de esos ideales?

Parece que puede más lo panfletario de la derecha que la realidad. Pues, en estos 10 años de gobierno se han realizado grandes iniciativas en todos los rubros: infraestructura, formación docente, tecnología, programas sociales, educación inicial, etc.).

No dejemos que nos venza el pesimismo, cuando perdemos la esperanza, perdemos la capacidad de seguir cambiando el país.

Por Alcides Herrera.

Te puede interesar